Manejo de la Resistencia - Arysta LifeScience
ES PT EN

Resistencia de Plantas Dañinas

Los Problemas

La resistencia de plantas dañinas es uno de los principales problemas que afectan a la agricultura global y necesita tratarse con responsabilidad. Las consecuencias al productor y su agricultura son graves cuando no se controla de forma correcta. Aquí explicamos lo que hace a ser resistente una planta dañina, como ese problema surgió, cuál es la importancia del manejo y la mejor manera de hacerlo.

¿Qué es y cómo surge?

Las plantas, a diferencia de los animales, no son capaces de trasladarse para un lugar que ofrezca mejores condiciones para su sobrevivencia y reproducción. Sin embargo, presentan la capacidad de adaptarse a diversos ambientes, gracias a la variabilidad genética existente entre las especies y entre los individuos de una misma especie.

Cuando se someten a algún estrés, esa variabilidad permite que algunos individuos sobrevivan y produzcan descendientes. En caso de que ese estrés ocurra repetidas veces, el número de individuos adaptados aumenta, mientras que los sensibles desaparecen del ambiente con el pasar de las generaciones. 

La resistencia de plantas dañinas ocurre por esas razones, ya que los herbicidas hacen el papel de agentes de selección, es decir, son los causantes de estrés. Naturalmente ya existen en la naturaleza plantas capaces de sobrevivir a la acción de determinados herbicidas. Si la aplicación del producto se realiza varias veces seguidas, sin alternar con otro herbicida o método de control, la cantidad de plantas resistentes tiende a aumentar hasta que sea mayoría.

Es de extrema importancia dejar claro que los herbicidas no causan las mutaciones genéticas en las plantas, ellos solo las seleccionan entre las resistentes y las sensibles. Siendo así, es posible afirmar que existen plantas dañinas resistentes a herbicidas que aún no han sido descubiertas.

La resistencia de las plantas a los herbicidas y la velocidad en su dispersión depende de varios factores. Entre ellos están los factores genéticos, bio-ecológicos y agronómicos.

Los factores genéticos se refieren a la frecuencia inicial de la mutación que confiere resistencia, características de herencia de la resistencia, tipo de fecundación y flujo génico; Los bio-ecológicos están relacionados con las características del ciclo de vida de las plantas dañinas; y los factores agronómicos están relacionados al herbicida y al manejo, que pueden conducirse de forma positiva o negativa, dependiendo de las técnicas utilizadas.

Algunos de los factores agronómicos que favorecen la ocurrencia y dispersión de la resistencia son la exclusiva utilización del método químico, la falta de rotación de cultivos y de herbicidas, la permanencia de escapes y de períodos de pausa, uso de semillas no certificadas y el flujo de máquinas entre cultivos.

A continuación, usted podrá conferir más algunos de los factores que afectanla evolución de la resistencia de las plantas.

FACTORES GENÉTICOS

  • Frecuencia inicial de la resistencia;
  • Dominio de los alelos resistentes;
  • Tipo de fecundación;
  • Número de alelos resistentes;
  • Adaptación ecológica.

FACTORES BIOECOLÓGICOS

  • Especie;
  • Número de generaciones por año y tasa de reproducción;
  • Longevidad de las semillasen el banco de semillas;
  • Densidad de la especie;
  • Susceptibilidad de la planta dañina al herbicida.

FACTORES AGRONÓMICOS

  • Característica del herbicida;
  • Grupo químico;
  • Residual;
  • Eficiencia de control;
  • Dosis utilizada;
  • Prácticas culturales;
  • Utilización exclusiva de herbicidas en el control de plantas dañinas;
  • Uso repetitivo del mismo herbicida o mecanismo de acción;
  • Frecuencia de la aplicación;
  • Sistema de cultivo.

(Adaptado de HRAC-BR, 2008)

 

La resistencia de plantas dañinas en Brasil y en el mundo

El método químico es el más utilizado para el control de plantas dañinas, una vez que es rápido, práctico y eficiente, posibilitando el control selectivo. Su utilización comenzó a fines de la década de 1940, y el éxito en el combate a las plantas dañinas hizo que en los años siguientes tuviera una alta tasa de adopción de los herbicidas, surgiendo después casos de resistencia.

El primer caso mundial de resistencia fue registrado en 1957, en plantas de zanahoria salvaje (Daucuscarota) que resistieron al herbicida 2,4-D. Actualmente, existen 480 casos (especie x lugar de acción) de resistencia registrados en el mundo, incluyendo 252 especies, siendo 105 monocotiledóneas y 147 dicotiledóneas. Esos casos comprenden plantas dañinas que infestan 91 cultivos, incluyendo trigo, maíz, arroz, soja, cebada, pomares, canola y algodón, distribuidos en 67 países. En Brasil existen 44 casos de plantas resistentes a los herbicidas.

NÚMERO DE CASOS

Fuente: Adaptado de Heap (2017)

La importancia del manejo de resistencia

Las plantas dañinas son uno de los principales problemas que limitan la productividad de los cultivos. Las pérdidas pueden llegar al 80%, además de la reducción de la calidad de la producción.Y el problema se agrava cuando en la agricultura están presentes las plantas resistentes a herbicidas,ya que es el principal método de control utilizado. 

Los principales problemas involucran la resistencia al glifosato, herbicida más usado en el mundo. Precisamente por su gran adhesión es que la resistencia al glifosato fue seleccionada y rápidamente dispersa. En Brasil, existen ocho especies resistentes a ese principio activo, incluyendo tres especies de Rye-grass (Conyza bonariensis, C. canadenses y C. sumatrensis), pasto amargo (Digitaria insularis) y cola de caballo (Lolium multiflorum).

Una vez que la resistencia esté presente en la agricultura, la dinámica de manejo se debe alterar para obtener un control más efectivo, con introducción de nuevos herbicidas, mecanismos de acción y métodos de control. Tales medidas se consideran reactivas, pues se adoptan después que el problema aparece. Este es el principal comportamiento de los productores: combatir la resistencia en vez de prevenirla.

Antes de que el problema exista en la agricultura, el productor debe utilizar técnicas que no favorezcan la resistencia, que se muestran a continuación.

Acción proactiva Consecuencias

Limpieza de áreas no cultivadas (orillas de carreteras y cercas)

Reduce la introducción de semillas en la agricultura

Limpieza de maquinarias

Previene el flujo de semillas entre cultivos

Uso de semillas certificadas

Previene la entrada de plantas dañinas conjuntamente con las semillas del cultivo 

Control de plantas jóvenes

Mejora la eficiencia de los herbicidas

Previene la producción de semillas de las plantas dañinas

Control en post-cosecha

Reduce la alimentación del banco de semillas en la entre-zafra

Adopción de la rotación de cultivos

Aumenta la cobertura del suelo y alelopatía

Proporciona la rotación de métodos de control

Permite la rotación de herbicidas de acuerdo con la selectividad para el cultivo

Rotación de métodos de control  

Control por métodos no-químicos

Monitoreo y remoción de escapes

Previene la reproducción inicial de individuos resistentes

Rotación de ingredientes activos y mecanismos de acción

Control de eventuales descendientes y plantas resistentes que sobrevivieron a la aplicación anterior

Uso de mezclas de ingredientes activos

Actuación en más de un lugar de acción de la planta, reduciendo los chances de sobrevivencia

Aplicaciones secuenciales de herbicidas

Complementa el control obtenido por la primera aplicación, reduciendo la posibilidad de escapes

Adecuación de la tecnología de aplicación 

Permite que la dosis ideal alcance el objetivo, reduciendo los chances de sobrevivencia

Es importante prevenir y tratar este problema con responsabilidad. Aunque todas las acciones proactivas descritas en la tabla antes expuesta sean fundamentales, la rotación de herbicidas y mecanismos de acción son imprescindibles para que la resistencia no se establezca en loscultivos.